Guía de

Casillas de Coria

Información general

Comarca: Valle del Alagón
Provincia: Cáceres
Habitantes: 484 Hab.
Telf. Ayuntamiento: 927146001

Para hablarles de la Historia de Casillas de Coria, debo mencionar a Mónica Martín, quien en su artículo publicado en la primera revista, ya que a ella, y a los que la apoyaron y creyeron en esto, le debemos: “Un Rincón Extremeño”; realizó el siguiente estudio histórico sobre el pueblo:

“Las fuentes de las que disponemos para realizar un estu...

Para hablarles de la Historia de Casillas de Coria, debo mencionar a Mónica Martín, quien en su artículo publicado en la primera revista, ya que a ella, y a los que la apoyaron y creyeron en esto, le debemos: “Un Rincón Extremeño”; realizó el siguiente estudio histórico sobre el pueblo:

“Las fuentes de las que disponemos para realizar un estudio histórico del pueblo de Casillas son escasas y poco fiables. Existen muchos períodos en los que encontramos un gran vacío en cuanto a información se refiere. Las causas de este desierto histórico no son tampoco fáciles de adivinar. Existen muchas hipótesis como la destrucción de documentos durante y después de la Guerra Civil. En otras ocasiones se llevó a cabo, según cuentan los más mayores, la “limpieza” de papeles. También, cuando se derribó el antiguo Ayuntamiento, se traspapeló bastante información.

Desde la humildad de estas circunstancias, hay que decir que la historia de Casillas no puede desligarse de la historia de la ciudad de Coria. Durante siglos nuestro pueblo perteneció a esta ciudad. A través de fuentes orales se ha ido transmitiendo durante años que nuestro pueblo comenzó su historia con un grupo de personas que se dedicaban a cuidar las zahúrdas o cuadras de la gente de Coria que estaban situadas en lo que hoy es el pueblo de Casillas. Siguiendo esta línea, para poder hacer un recorrido histórico de esta zona, es imprescindible conocer la historia de la ciudad cauriense y de sus alrededores, para así conocer un poco nuestro pasado.

Remontándonos al siglo VI antes de Cristo, tenemos que por toda la zona norte de Cáceres y concretamente en Coria, estaban asentados los Vetones, pueblo de raíces celtas que se vio enfrentado con el Imperio Romano cuando éstos invadieron la península; a mediados del siglo II antes de Cristo invadieron la zona que hoy ocupa nuestra Extremadura.

Pero los romanos eran superiores en cuanto a técnicas y armamento se refiere, y no tardaron en imponerse y asentarse por toda la geografía española, incluida Coria. A partir de ese momento, todo comenzó a cambiar, se introdujeron nuevos métodos para el cultivo y se crearon mejores vías de comunicación a través de calzadas y puentes.

Pero como nada es para siempre, el Imperio Romano fue desintegrándose por el empuje de los pueblos germanos (Suevos, Vándalos y Alanos) en el siglo V después de Cristo, situación que se mantuvo hasta que los Visigodos, pueblo federado del Imperio, colaboraron con el ejército romano en la pacificación de Hispania. El primer rey visigodo comenzó a gobernar a finales del siglo V. En este momento, el cristianismo se asentaría fuertemente en nuestra zona, aunque la amenaza de otro pueblo invasor y otra religión se cierne pronto sobre la ciudad de Coria, los musulmanes, que fueron invadiendo la Península de sur a norte en el VIII después de Cristo. Muchos cristianos que huyeron al norte serán más tarde los encargados de reconquistar lo perdido. Así fue como Ordoño I de León conquistó temporalmente la ciudad de Coria, y digo temporalmente porque volvió a caer de nuevo en manos musulmanas hasta que en 1142, Alfonso VII de León se planteó su conquista definitiva. Ya en manos de reyes castellanos en 1469, Enrique IV concedió el señorío de Coria y su término a Don Gutiérrez de Cáceres-Solís, el cual, por necesidades de guerra, lo empeñó primero y vendió después al primer Duque de Alba, Don García Álvarez de Toledo.

En el siglo XVI, sabemos que en Casillas se construyó la actual parroquia, lo que hace pensar que el asentamiento por estas fechas y en este lugar debía de ser considerado ya como aldea. Dos siglos después, a través del Censo de Floridablanca de 1791,sabemos que en este pueblo había un total de 170 vecinos, dedicados todos al oficio de la agricultura, seis de ellos también eran tejedores de lienzo y estopa. Un dato importante de resaltar es que a parte de la parroquia, había por esta época cuatro ermitas, San Blas, Santo Cristo del Humilladero, San Antonio y Nuestra Señora de la Consolación. De todo esto se deduce el gran arraigo del cristianismo en el lugar; hoy en día sigue existiendo todavía, gran devoción a San Blas.

Había también a finales del siglo XVIII, una escuela de primeras letras, un cirujano, una taberna, un molino de aceite, una dehesa de propios (de uso del pueblo), cedida por el señor Duque de Alba. Según dicen los capítulos primero y segundo del interrogatorio: “este lugar es aldea de la ciudad de Coria y de señorío del Excelentísimo Duque de Alba”. Casillas siguió perteneciendo al campo de Coria y dependiendo de la propia ciudad y de los sucesivos duques de Alba hasta la supresión de los señoríos, disolución del sexmo y constitución de los nuevos ayuntamientos a finales del primer tercio del siglo XIX.

A mediados de este siglo XIX el número de habitantes era de 1259 y a mediados del siglo XX llegó a tener 1578. Desde entonces hasta la actualidad la población ha ido bajando considerablemente, debido quizás, al poco desarrollo industrial de la zona, lo que ha hecho que muchas personas tuvieran que emigrar hacia los focos industriales, sobre todo Madrid y País Vasco.

Lugares de interés

- Dehesa Boyal
- Ruta de los Molinos
- Iglesia Parroquial Nuestra Señora de la Asunción. Siglo XVI
- Aceñas Río Árrago
- Ermita de San Cristobal
- Ermita de San Blas
- Piscinas Municipales
- Parque Público

FIESTAS:

- San Blas

El 3 de Febrero, celebramos la festividad de nuestro patrón San Blas; el Santo baja cada año por estas fechas al pueblo y lo subimos hasta su ermita en procesión acompañándolo con el estruendoso ruido de los tiros al aire de las escopetas de los mozos.

Una vez arriba y también aquí en el pueblo, hondeamos la bandera para pedirle con ferviente devoción por la salud de los nuestros al son del tambor y de la flauta del tamborilero.

Y ya dentro de la ermita y antes de comenzar la misa le mostramos una vez más nuestra fe ofreciendo dinero por bajarlo y subirlo de su trono.

- Romería de San Cristóbal

San Cristóbal era conductor, pero no de coches, sino de personas. Se dedicaba a ayudar a cruzar el río a todas aquellas personas que lo necesitaban. Cristóbal era fuerte y corpulento y en sus hombros podía con todo aquél que se lo pedía, sin resistírsele nadie. Hasta que un día un niño le pidió ayuda para cruzar al otro lado en sus hombros, a lo que San Cristóbal contestó que sólo necesitaría un brazo; pero cuando lo elevó e intentó caminar, sus pies se hundieron en la arena del peso de aquél niño y extrañado le preguntó: “Niño, ¿por qué pesas tanto?”, a lo que le contestó: “Es que llevas sobre ti todo el peso del mundo”.

En Casillas de Coria, todos los últimos domingos de abril celebramos la romería en honor a San Cristóbal (Patrón de los conductores) en la dehesa del pueblo donde se encuentra ubicada su ermita.

Es un día de campo, de chuletas, de tortillas de patatas, de ensaladillas y, por qué no, también de fiestas y de chiringuitos y, bueno, castillos flotantes para los más pequeños. La procesión que se hace a San Cristóbal es un poco atípica ya que se hace en remolques y coches que los Casillanos llevan acompañando al santo. Y ya en la dehesa se celebra la misa al aire libre, si el tiempo no lo impide. Es un día grande para el pueblo.

- San Ramón

Los Casillanos alardeamos con eso de que tenemos dos patrones: San Ramón y San Blas.

Festejamos San Ramón el día 31 de Agosto, a éstas las llamamos las fiestas del pueblo. San Ramón Nonato nación de familia noble en Portell, cerca de Barcelona, en el año 1200. Recibió el sobrenombre de non natus (no nacido), porque su madre murió en el parto antes de que el niño viese la luz. Con el permiso de su padre, el santo ingresó en la orden de los Mercedarios, que acababa de fundarse. San Pedro Nolasco, el fundador, recibió la tarea de Ramón en Barcelona. El Santo, pese a las dificultades por las que pasó en su vida, continuó instruyendo tanto a cristianos como a infieles; ante esto, el gobernador ordenó que le azotasen y que le perforasen los labios con un hierro candente. Mandó ponerle en la boca un candado, cuya llave guardaba él mismo y sólo la daba al carcelero a la hora de las comidas. De ahí viene el escudo del pueblo de Casillas; los candados por el martirio que pasó nuestro patrón y la palma en honor de la que él lleva en su mano.

El Santo tenía aproximadamente 36 años cuando murió el 31 de agosto de 1240. Fue sepultado en la capilla de San Nicolás de Portell.

Es el patrono de las parturientas y las parteras debido a las circunstancias de su nacimiento.

San Ramón fue un héroe como muy pocos ha conocido la historia del mundo, o si no que se lo pregunten a cualquier Casillano.

Entre las actividades que encontraréis en Casillas de Coria en estos cuatro o cinco días (depende como coincida el día 31 para poder coger fin de semana), destacamos los toros y las vaquillas al estilo tradicional, las verbenas, las actuaciones para los más pequeños y otras también para mayores, etc.

- Los Quintos – Navidades

Antiguamente, el 27 de diciembre daba comienzo la tradicional fiesta de “los quintos”, que eran muchachos que al año siguiente se iban a la mili.

Desde este día y hasta el 31 de diciembre, los quintos se juntaban en el bar, por la mañana temprano, ya que era costumbre tomar aguardiente para poder aguantar el frío que iban a pasar cuando fueran a por la leña para la hoguera del día 31.

En el pueblo, hasta el mediodía, todo estaba tranquilo y era a esta hora cuando se alborotaba el pueblo al escuchar por las “callijuelas” a los quintos volver con el ruido de los cohetes y las canciones que ellos mismos componían.

Al llegar la noche en “el bar de la Juliana”, ahora conocido como “Bar Félix”, los quintos celebraban su baile, no sin antes avisar por todas las casas del pueblo con el tradicional: “¡quedáis avisaos pal baile!”. En las casas que entraban temblaban, te encontrabas con las camas desechas, faltaba algún chorizo o morcilla; mientras que el quinto entretenía al dueño con el vino, los demás recorrían las casas haciendo destrozos. Hasta que no llegaban los quintos al baile, no se empezaba, y una vez allí, entre baile y copa, se divertían hasta altas horas de la noche.

Y así hasta llegado el esperado día 31, cuando los quintos se iban en busca del macho procurando entrar en el pueblo sin ser vistos hasta llegar a la casa donde esperaban las mozas preparando el albardón para esa tarde vestir y adornar al macho.

Pero esa tarde también ellos se adornaban; salían acompañados de sus familias con sus mejores galas, con ese pañuelo rojo bordado y anudado al cuello, los puros engalanados en la solapa; en una mano la “cayá” y en la otra los cohetes; así todos juntos iban al café.

Luego llevaban el macho hasta la hoguera situada en la Plaza Mayor del pueblo y allí lo soltaban para alegría y jolgorio de todos, que hay que ver la función que daba. Hasta que ya de cansancio se lo llevaban para matarlo y comerlo al siguiente todos, de nuevo, como despedida.

El punto final de esta tradición en Casillas de Coria lo ponían las campanadas, se encendía la hoguera y se decía adiós a otra quinta más, que con tanta nostalgia recordarán tantas y tantas veces, todos los quintos.

Al día siguiente los nuevos quintos, salían a “correr la bota”, día de celebración para ellos y de cierta pena para los que ya acabaron.

Ojalá que esta bonita fiesta no se perdiera, porque realmente, nos falta algo en las Navidades cuando no hay quintos; el pueblo se apaga y no nos gusta verlo así. “...salir alcahuetas, salir al balcón, a ver a los quintos que borrachos son...”

- 1 de Noviembre, día de Todos los Santos "La Chaquetía"

Día de reunión en el campo con los amigos, antiguamente se llevaban las castañas para asar, las bellotas, las nueces, en fin, todos estos frutos típicos de estas fechas.

Hoy en día es un día de comida y de pasar un rato agradable con los amigos en el campo, día de charlas, de juegos, etc; una pequeña romería familiar.

Por otra parte, en el cementerio del pueblo, ya por la tarde, se celebra una misa para todos nuestros seres queridos que allí están y por todos los Santos.

- 15 de agosto, día de Nuestra Señora de Almocóbar

Festividad en honor a la Virgen de nuestro pueblo, se le celebra una misa en la Iglesia de Casillas y, seguidamente, la gente sale a disfrutar del día.

- Semana Santa

La Semana Santa en nuestro pueblo, como en todos, son fechas religiosas y comienzan para los cristianos con el miércoles de ceniza.

El día de Jueves Santo, en la procesión del Calvario, salen las imágenes de Jesús Nazareno, Jesús Crucificado y muerto en la cruz y, detrás de ambos va María, vestida de luto, siguiendo en todo momento con valentía y mucho dolor todo lo que va padeciendo su hijo.

El día de Viernes Santo, se celebra el Santo Entierro en el cementerio y, por la noche la procesión de la Soledad, un momento de reflexión, aprovechando los momentos de silencio y el canto de alguna saeta, mientras se acompaña a la Virgen y penitentes en el recorrido alrededor de la Iglesia Parroquial.

Y, finalmente, llega el sábado por la tarde y domingo por la mañana, instantes en que celebramos momentos gloriosos porque Cristo resucita, y es el domingo cuando celebramos la procesión de la Aleluya y el Encuentro en la que salen el niño Jesús, Cristo Resucitado y María con sus mejores galas y su manto blanco para mostrar también su alegría. Algunas estrofas de este día:

“...quítale ese manto negro
a la Reina Soberana
quítale ese manto negro
que debajo trae la gala...”

 
 
Nota:
Nuestras bases de datos están en constante actualización. Si ha encontrado algún error en esta página, puede comunicarnoslo usando este formulario.
Más información
Otras poblaciones de la comarca
Buscar

Elige el pueblo o la comarca que deseas consultar:

Selecciona pueblo

O comarca

O Busca por palabras:

Si se hospeda en Barcelona, encuentre los mejores hoteles en Barcelona a través de Expedia